MONTAR NO ES SIEMPRE SINÓNIMO DE SEXO O DOMINANCIA

La conducta de montar no suele ser, generalmente, agradable para los propietarios. Normalmente suele asociarse a cuestiones sexuales o de jerarquía. Sin embargo, esta conducta depende principalmente de tres motivos : el contexto, el estado emocional del perro y su fisiología.

  • Si pensamos en el contexto, tanto machos como hembras pueden montar en distintas situaciones que requieren un desahogo energético, siendo sus objetivos otros perros, otros animales, personas o incluso objetos.
  • En cuanto al estado emocional, cuando se disponen a montar se asocia a excitación, sobreestimulación, juego, estrés, conductas de confort…
  • Las hormonas también influyen a la hora de que un animal pueda tener predisposición a montar. La testosterona juega un papel importante, los machos castrados tienen menos tendencia a montar, y las hembras esterilizadas pueden aumentar su tendencia a montar debido a la supresión de estrógenos y la influencia de la hipófisis.

Importante recordar que esta conducta es aprendida desde cachorro y consolidada también por ser autosatisfactoria.

Por todo esto, que un perro monte es natural y no un problema de conducta. Aunque algunos perros pueden convertirlo en un hábito compulsivo que deteriore si convivencia con un grupo social o la relación con otros perros.

 

¿Qué se puede hacer?

Si el perro necesita dar salida a su actividad: proporcionarle estimulación física y mental, sin sobreestimularse.

  • Si se encuentra ansioso por una situación concreta, como visitas…. Hay que buscar la forma de incrementar su calma en esoso momentos.
  • Si se comporta de un modo rudo e insistente con otros perros y mascotas : trabajaremos la llamada y loa realización de comportamientos alternativos.

Nuestro tiempo de reacción para redirigir al perro es vital para evitar montas indeseadas.

 

 

Covi Suarez Tesouro

Responsable comportamiento canino y felino

Hospital veterinario Abros

 

 

¿Por qué muerde mi gato y cómo puedo evitarlo?

Cuando un gato nos amenaza con un gesto de mordernos, o acaba por hacerlo, generalmente es porque hemos hecho algo que le desagrada, de ahí que el animal reaccione con molestia. Cuando acariciemos a nuestro gato debemos fijarnos en cómo reacciona. No siempre se sienten cómodos ante todas nuestras muestras de afecto, a algunos por ejemplo le molesta que le acaricien la cola, a otros la barriga….muchas veces esas caricias “molestas” acaban en mordiscos.

Opta por usar juguetes para jugar con tu gato y no utilizar las manos ni los pies.

Cuando el gato nos muerde en medio del juego, nuestra reacción natural es apartar la mano rápidamente, pero esta señal puede indicarle al gato que estamos jugando, por lo que irá directamente a nosotros para seguir divirtiéndose. La reacción adecuada debe ser apartar lentamente la mano y darle un pequeño empujoncito al gato diciéndolo NO de forma enérgica. Otra alternativa es cogerle por el pellejo del cuello mientras le dices NO, esta es la forma en que las madres disciplinan a los cachorros cuando crecen junto a ellas.

Si estas en el sofá y se sube a tu regazo y no admite ninguna caricia sino que muerde sin más, al menor signo de cabreo debemos levantarnos para que el gato caiga y así conseguir echarlo de nuestro regazo sin tocarlo, en esta situación no se debe empujar ni alzar con la mano, podría enfadarse más.

Si puedes predecir cuando está a punto de morderte o arañarte puedes hacer tres cosas:

  • Sacarlo y colocarlo en el rascador.
  • Entregarle un ratón o juguete con olor a catnip.
  • Alejar al gato y dejarlo solo.

Evitar calmar al gato después de morder o arañar.

Usar FELIWAY

Estos comportamientos pueden ser causados por:

  • Auto-defensa: morder y arañar son la mejor forma de defensa de los gatos. Si tú lastimas accidentalmente a tu gato sentándote en la cola, lo más probable es que intente morderte o arañarte, sin pensarlo. No lo está haciendo por ser malo contigo, simplemente está diciendo ¡auh, eso me ha dolido! No le des un azote ni lo rocíes con agua si esta es la razón por la que te ha arañado o mordido, simple pero firmemente dile “no”.
  • Agresión: Tu gato está tratando de ser el gato superior del hogar. Puedes castrarlo, para que puedas asumir el papel dominante.
  • Estrés: (ruido, cambio de ambiente, gente enfadada, etc.) Tu gato recoge todas las emociones y no le gustan los cambios. La mejor respuesta es restablecer la calma y tener una atmosfera establecida. Baja el volumen de la televisión, pídele a los niños que sean menos ruidosos si están cerca del gato, y si alguien está enfadado pídelo que llore o grite en un lugar lejos del gato.
  • Demasiada excitación: los gatitos son juguetones pero algunas veces se emocionan demasiado y pueden morder o arañar como resultado del juego. No es algo agradable y debe ser detenido desviando la atención del gato hacia un rascador o hacia un juguete.
  • Miedo de ser maltratado: si los niños u otros han estado jugando ruidosamente, el crecerá lleno de miedo de ser cogido para jugar con él y puede responder mordiendo o arañando. Hay que supervisar el modo de jugar con él y aconsejar como hacerlo.
  • Enfermedad: Algunas veces morder o arañar es una respuesta del gato porque se siente enfermo y tiene miedo de ser tocado o de que se le acerquen. En este caso, si sospechas que tiene una enfermedad hay que llevarlo al veterinario.
  • Edad: un gato más viejo y que se ha convertido en más frágil con el tiempo y puede resentir que lo cojan o que lo acaricien y podría morder o arañar para tener un poco de paz.

 

Covi Suarez Tesouro

Responsable comportamiento canino y felino

Hospital veterinario Abros

 

Conocer a mi gato para que nuestra relación sea excelente

Hay algunos gatos que son muy cariñosos y demandan constantemente caricias y compañía, pero lo normal es que el gato se aísle de vez en cuando y quiera su ratito de intimidad. Si queremos tener un buena relación con nuestro gato, debemos aprender cuales son los momentos para jugar y caricias y cuáles son los momentos en que debes dejarlo tranquilo. Cuando los abrazamos, los cogemos y le damos cariño, a veces les agobiamos demasiado y para ellos puede convertirse en una situación estresante de la que solo piensan en huir. Esto es muy importante que lo sepan todos los miembros de la familia con la que va a convivir el gato, sobre todo si hay niños en casa, para que su relación con el gatito sea pacifica y respetuosa. El grado de tolerancia al contacto lo marca él, no nosotros y debemos respetarlo.

¿Cómo y cuándo puedo cogerlo?

Cuando el gato es pequeñito, es importante que practiques a manipularlo muy suavemente y sin agobiarlo, siempre en el momento que esté tranquilo, nunca cuando está jugando. Puedes cogerlo suavemente y ponerlo sobre ti para luego no retenerle y dejarle marchar, jugar con él hasta conseguir que siga jugando sobre tus piernas sin cogerle. Los momentos de juego y nervios son para descargar energía, si en ese momento intentamos cogerlo en brazos o manipularlo se sentirá oprimido o puede que le asustemos y salga corriendo, se sentirá incómodo. Sin embargo si lo hacemos en momento en que está tranquilo, lo tomará como algo agradable.

Tenemos que tener cuidado de no hacerle daño a la hora de manipularlo, porque si al cogerlo lo lastimamos, podemos originar que para él sea traumático y crezca con miedo a que lo cojan. Acariciadle suavemente e ir tocándole las orejitas, las patas, el lomo, la barriga….mientras come o duerme, siempre y cuando él se deje y no parezca un castigo ni una imposición. Si lo acostumbramos, esto  nos ayudara que cuando lo llevemos al veterinario sea menos traumático cuando tengan que mirarle oídos, sacarle sangre en las patitas…

Podemos practicar también, para que el gatito confíe en nosotros, cuando lo tengamos en brazos y lo queramos soltar, lo llevaremos siempre hasta el suelo y lo dejaremos ahí, en vez de soltarlo desde una distancia demasiado alta que podemos correr el riesgo que se haga daño y asustarse.

Si le dejamos en el suelo y le permitimos bajar de nuestros brazos de forma muy suave, lo entenderá como algo positivo. Debemos tener en cuenta que una correcta manipulación puede hacer de un gato un animal mas cariñoso y confiado, pero si lo manipulamos mal o le hacemos daño, el resultado será un gato muy miedoso y asustado.

Momentos para caricias

Los gatos tienen un momento para todo y sin duda conseguiremos una mejor relación con él si conocemos estos momentos y los respetamos. Si el gato está muy activo dale juego, hazle saltar y correr, cazar algún juguete o premio, pero no intentes en estos momentos cogerle o pretender que quiere estar en tus brazos, ¡es el momento de disfrutar jugando!

Los momentos para caricias son cuando el gato está tranquilo, o cuando viene hacia nosotros pidiendo caricias, le acariciamos y nos responde con ronroneos o nos pide más caricias. Pero si empieza a mover la punta del rabo o el rabo entero y echa las orejas hacia atrás, cesa el contacto y déjale tranquilo. Te está diciendo que no está cómodo. Si no respetamos esta señal para dejarle tranquilo, puede ser que pase a la siguiente señal que será un mordisco y marcharse, y sin duda será culpa nuestra, ¡él avisó!

Si vemos que no quiere caricias ni tampoco esta receptivo al juego, entonces le dejaremos tranquilo hasta que él quiera.

¿Son efectivos los castigos?

Nadie es merecedor de un castigo y mucho menos un animal, porque cualquier cosa que haga, carece de intención, ni buena ni mala. Por esta razón si nuestro gato presenta algún problema de comportamiento, lo más normal es que se encuentre mal, o tenga demasiado estrés, por ejemplo, como cuando comienza a orinar fuera de su arenero o comienza a agredirnos. En ningún caso el castigo resuelve un problema sino que siempre lo empeora. Los gatos no necesitan castigos para aprender. Los gatos no entienden de castigos, se sienten agredidos.

Lo primero debemos comprender cuales son los comportamientos naturales de los gatos para así saber si real mente es un problema de comportamiento o es algo en lo que no podemos intervenir. Por ejemplo, no podemos castigar a nuestro gato  porque se suba encima de las mesas o estanterías, que arañe el sofá o nos robe comida, estos comportamiento son naturales del gato y hay que comprenderlos y en según qué casos poner soluciones naturales para él.

Los gatos son cazadores y presas a la vez. En las alturas comen y descansan sin ser molestados y sin sentirse amenazados hacen vida en las alturas, por lo tanto ¿Cómo vamos a hacerle entender a un gato que no puede subirse a ninguna parte? Si el gato araña el sofá probablemente es porque no tengamos un buen rascador, o quizás no esté en el lugar correcto, entre otras cosas. Y si nos roba la comida la próxima vez tendremos más cuidado de no dejarla a la vista.

Si aplicamos un castigo, sea cual sea, a cualquier comportamiento natural, crearemos en el gato miedo y frustración, en vez  de comprensión y educación.

Mi gato es tímido y se asusta.

Si resulta que tu gato tiene mucho miedo y permanece escondido, intenta sacarle de esta situación “sobornándole”: comida irresistible o juego, algo positivo que haga que salga por sí solo, no al a fuerza. No le agobies, dale tiempo, espacio y enséñale que no eres una  amenaza para él: no vayas hacia el de frente, sino de lado y por un lateral, agáchate para manipularlo, pestañéale despacio mientras lo miras y evita mirarle fijamente.

Covi Suarez Tesouro

Responsable comportamiento canino y felino

Hospital veterinario Abros

 

 

 

¿Como debemos educarlo para evitar problemas de eliminación inadecuada?

¿PORQUE HACE SUS NECESIDADES EN CASA?

             En la mayoría de las ocasiones, el animal ha aprendido a eliminar  en la calle, pero mantiene la conducta también en casa. En otras ocasiones el perro lo hace todo en casa, sin que salir de paseo suponga una motivación para “aliviarse”.

defecación adecuada

Existen múltiples causas por las que el perro puede presentar esta conducta indeseable o problemática. Las tres causas más habituales son:

  1. Que el animal no haya adquirido un aprendizaje correcto de la conducta de evacuación.
  2. Que el perro marque con orina en la vivienda.
  3. Que el animal se angustie y presente ansiedad cuando se le deja solo en casa.

Otras causas por las que el perro puede orinar y/o defecar en la vivienda son: un problema de miedo o fobia a los ruidos fuertes(como petardos, tormentas, etc.), al entorno urbano o las multitudes, un exceso de excitación al recibir a los dueños o las visitas o una conducta de sumisión exagerada.

       ¿Cómo puedo saber por qué lo hace mi perro?

Cada una de las causas que se acaban de mencionar que provocan que un perro haga sus necesidades en la vivienda, presentan una serie de características específicas que hacen que se puedan distinguir con relativa facilidad unas de otras. Así, si nos referimos a las tres más habituales, por ejemplo: Cuando el perro no ha aprendido a hacer sus necesidades en la calle correctamente lo que suele observarse es que el perro orina o defeca o ambas cosas, tanto cuando el dueño está en casa como cuando se queda solo. Además, las cantidades de orina que el dueño puede ver son en general bastante grandes, ya que lo que el perro está haciendo es evacuar completamente su vejiga. Por último, suelen hacerlo en un lugar específico de la casa, como puede ser la cocina, la terraza, etc. Es muy habitual que los perros que no han aprendido correctamente a hacer sus necesidades en el lugar apropiado, suelan hacerlo por la noche cuando los dueños duermen. 

Marcaje con orina en un árbol. Busca orinar lo mas arriba posible para "parecer" más grande.
Marcaje con orina en un árbol. Busca orinar lo mas arriba posible para “parecer” más grande.

En el caso de que el perro esté marcando con orina, nunca se ve que el perro defeque en casa. Es decir, es un problema que sólo afecta a la emisión de orina. Normalmente el perro realiza este comportamiento levantando la pata y apoyándose sobre algún objeto vertical (la pata de una mesa, un paragüero, una maceta, las cortinas, etc.). Así mismo, la cantidad de orina que el dueño ve suele ser pequeña, incluso sólo unas gotas, ya que la función de esta conducta es “mandar” un mensaje a otros individuos (los dueños, otros perros, una perra en celo, etc.), no eliminar desechos. Lo habitual es que el animal marque en muchos sitios de la casa y que lo hagan, sobre todo, los machos sin castrar, ya que es una conducta que depende directamente de las hormonas sexuales masculinas.

Si un animal tiene un problema de ansiedad cuando se queda solo en casa (denominado ansiedad por separación), lo que el dueño observará es que el perro nunca hace sus necesidades si él está presente. La conducta inapropiada aparecerá únicamente cuando el perro está solo en casa. En este caso, el animal puede tanto orinar como defecar y suele hacerlo cerca de la puerta de salida de la casa, por donde el dueño se va (pero no “en venganza” por dejarle solo, como piensan muchos dueños, sino como resultado de la ansiedad).

Defecación adecuada
Defecación adecuada

¿Puede hacerlo también porque esté enfermo?

Por supuesto. Cuando un perro hace sus necesidades en un lugar inapropiado, lo primero que debe hacer su dueño es acudir a su veterinario de confianza para que examine cuidadosamente al animal y determine si es necesario hacer alguna prueba diagnóstica para descartar un problema patológico.

Aunque parezca mentira, muchos problemas de conducta relacionados con las heces o la orina tienen como causa un problema médico. Con frecuencia, los perros pueden tener cistitis, cristaluria (cristales microscópicos que irritan la vejiga), diabetes o problemas del intestino, por ejemplo.

Hacer un análisis de orina, de sangre o de heces puede sacar a la luz un problema médico que se había pasado por alto.

El dueño debe sospechar que el perro está malo, aunque no haya signos visibles evidentes, cuando siendo ya adulto el animal ha cambiado sus costumbres a la hora de hacer sus necesidades (que lo haga más veces que antes, en la casa, a horas diferentes de las habituales, etc.).

CONCLUSIÓN

Tenemos que pensar que los cachorros son limpios porque no orinan ni defecan donde duermen ni donde comen.

La mayoría de los cachorros aprenden este comportamiento estando con su madre.

Cuando empiezan a vivir con nosotros, hay que enseñarles que toda nuestra casa es un territorio donde viven y por tanto donde duerme y no debe hacer nada. Cuando son pequeños, dos o tres meses de edad,  les cuesta aguantar muchas horas sin orinar. Cada dos tres horas hace algo. A medida que crecen, la capacidad de retener y controlar los esfínteres es mayor.

Podemos usar trucos como un trozo de césped artificial para educarlo en casa mientras no lo sacamos a la calle
Podemos usar trucos como un trozo de césped artificial para educarlo en casa mientras no lo sacamos a la calle

Hay que enseñar al cachorro a seleccionar un tipo de sustrato en concreto. Si siempre de pequeño suele hacerlo dentro en casa en “tierra de baldosas”, será difícil que después acepte hacerlo en la calle en tierra o césped. Por eso de pequeños hay que sacarlos a diferentes zonas para que se adapten a todo tipo de sustratos.

Podemos aprovechar que después de comer, dormir o jugar, los cachorros suelen hacer alguna cosa, es el momento de llevarlos allí donde nosotros hemos pensado que lo hagan. Si podemos escogeremos siempre un lugar con tierra o hierba. Si no es posible, que sea al menos exterior, en patio o terraza, pudiendo utilizar los periódicos.

No hay que utilizar el castigo, es mejor reforzar siempre con premios cuando lo haga bien. Como mucho si vemos que empieza a oler, es el momento de sacarlo, antes de que empiece a orinar.

Un empapador es otra opción para usar en casa hasta que lo acostumbramos en la calle
Un empapador es otra opción para usar en casa hasta que lo acostumbramos en la calle

Para enseñarlo los consejos serian:

  • Sacarlo cada 2 – 3 horas
  • Sacarlo después de comer, dormir o jugar
  • Cuando termine, se recompensara con caricias o premios
  • Cuando estamos en casa saber siempre donde está el perro
  • Tenerlo con nosotros para poder ver si tiene que hacer algo
  • Cuando esta solo no dejarle todo el espacio abierto, crear una zona segura
  • Cuando lo sacamos a la calle, empezar siempre yendo al lugar donde queremos que haga sus necesidades
  • No hacerlo jugar o llevarlo a jugar con otros perros hasta que no haya hecho sus necesidades
  • No acabar nunca el paseo a continuación de que haya hecho sus necesidades.
No debemos limpiar delante del cachorro ni reñirle
No debemos limpiar delante del cachorro ni reñirle

 

Lo que no debemos hacer:

* Limpiar la orina y heces en su presencia

    * Limpiar la zona con lejía o amoniaco: debemos utilizar un detergente enzimático

    * No restregar el morro del cachorros contra sus excrementos

    * No reñirle cuando ya lo ha hecho

     * No castigar

 

 

Debemos pensar que ayudándolo a conseguir que realice sus necesidades en un lugar    apropiado sin basarnos en duros castigos ni gritos conseguiremos que nuestra mascota sea  más feliz y nosotros podremos disfrutar de ella.

Defecación adecuada

    Covi Suárez Tesouro

Responsable comportamiento H.V.A

Un cachorro en casa

En el momento que decidimos adoptar o adquirir una mascota debemos pensarlo bien y acordarlo entre todos los miembros de la familia para así tener los menos problemas posibles.

cachorritos
Es normal que nos surjan dudas y curiosidades con su llegada, con este artículo esperamos poder ayudaros a resolver algunas de ellas.
En primer lugar debemos saber cuál será la edad ideal para traernos nuestro nuevo cachorro a casa, esto es algo a lo que no se le da demasiada importancia cuando sin duda en gran parte es lo que va a determinar muchos aspectos de comportamiento a lo largo de su vida.

????
Como norma general lo llevaremos a casa a partir del mes y medio de edad, ¡nunca antes! y preferentemente no más tarde de los 3 meses, podemos decir que la edad ideal sería entre las 6 y las 8 semanas de edad. La explicación a este referente de edades es porque si nosotros retiramos a un cachorros antes del mes y medio no habrá tenido tiempo de relacionarse con sus hermanos ni de aprender de su madre comportamientos esenciales de conducta, e igualmente si lo hacemos posterior a los 3 meses corremos el riesgo que el cachorro no haya sido socializado correctamente (con personas adultas, niños, perros, otros animales…).
Una vez que lo tenemos es muy aconsejable una revisión veterinaria, para poder comenzar lo antes posible las pautas de desparasitación y vacunación. Esto es beneficioso por dos motivos, uno que así podremos tenerlo protegido de posibles enfermedades y que cuanto antes acabemos la pauta de vacunación antes podremos sacarlo a la calle y comenzar con su socialización.
581736_219230808223803_1819275200_nUna vez en casa debemos tener preparada una habitación para el, ya que nuestro cachorro necesita su propio espacio en el que pueda dormir y refugiarse, este deberá ser un lugar tranquilo donde pueda encontrar una cama cómoda, un comedero y bebedero (es aconsejable que sea de acero inoxidable por su mayor higiene), una zona destinada a hacer sus necesidades con un sustrato diferente al suelo de la habitación, bien empapadores o periódicos, y algún juguete con el que pueda entretenerse.

casita-para-perro

SI no disponemos de una habiatacion para nuestro cachorro, podemos organizarle una zona como esta siempre teniendo en cuenta el tamaño del cachorro, para que el tenga "su espacio"
SI no disponemos de una habiatacion para nuestro cachorro, podemos organizarle una zona como esta, siempre teniendo en cuenta el tamaño del cachorro, para que el tenga “su espacio”

 

 

 

 

 

 

 

 

Debemos tener especial cuidado con las ventanas y balcones evitando dejarlos abiertos, puede subirse a muebles y caerse o incluso quedar atrapado en los barrotes del balcón.
Tendremos también cuidado con las escaleras, puede caerse o resbalar y hacerse daño, deberemos aprenderle a subir y bajar escaleras y controlarlo hasta que sepa.
Y especial atención pondremos con objetos peligrosos como piezas de juguetes, chinchetas, clavos, detergentes, productos químicos, cables eléctricos y plantas que puedan ser tóxicas entre otros, ya que el cachorro usará su boca para explorarlo todo.
Y por último no debemos olvidar de que no vamos a permitirle acciones que no tenemos pensado dejarle hacer una vez que pasen más días o cuando sea más mayor como por ejemplo subirse al sofá, dormir en nuestra cama….

cachorro
Covi Suárez Tesouro
Reponsable comportamiento canino y felino H.V.A.

Clases para cachorros

           La llegada de un cachorro a casa, siempre supone un reto para toda la familia. Con ellos aparecen las dudas, los miedos, el no saber si lo estoy haciendo bien o mal; sin duda todo un reto. El cachorro ha de adaptarse a su nueva casa y al mundo de las personas siempre tan diferente al suyo. Necesita, sin duda, también, desarrollar sus capacidades sociales para jugar y relacionarse con otros perros.

            Una buena herramienta que puede servirnos de gran ayuda, son las clases de cachorros. Están pensadas para que el cachorro pueda tener experiencias positivas con otros perros, humanos y estímulos novedosos en un entorno seguro.

Las clases para cachorros son un elemento clave a la hora de prevenir futuros problemas de conducta. La socialización durante la etapa de cachorros es fundamental para el bienestar animal. Sin lugar a dudas, un cachorros bien sociabilizado llegará a adulto equilibrado,  con niveles de estrés controlados y no responderá a otros animales ni personas o nuevos estímulos de manera exagerada, con miedo o agresividad.

Abros. Cachorro

¿A qué edad podemos llevar al cachorro a clase?

Existen diferentes ideas de cuál es la edad apropiada para permitir a los cachorros asistir a clase, el denominado periodo sensible de socialización en perros comprende de las 3 a las 12 semanas, e incluso algunos autores señalan que se extiende hasta las 16 semanas, por lo que durante los tres primeros meses de vida el cachorros está dispuesto a conocer y aceptar cosas nuevas de forma mucho más fácil que a lo largo de su vida.

¿En qué consisten los cursos para cachorros?

          Educación: para conseguir una convivencia divertida, aprenderemos cuales son los juegos aceptable y cuáles no, la inhibición de la mordida, hábitos correcto de higiene….

          Adiestramiento: para facilitar el manejo y los paseos, les enseñaremos venir a la llamada, permanecer sentado o tumbado…).

          Socialización: como sabemos lo que les gusta disfrutaran jugando y relacionándose con otros perros y al mismo tiempo aprendiendo.

          Equilibrio: potenciando sus capacidades físicas y mentales conseguiremos un perro adulto equilibrado y con muchas menos posibilidades de convertirse en un perro agresivo y miedoso.

Los objetivos de estas clases son:

          Enseñaros acerca de la conducta normal de los cachorros                                                                OLYMPUS DIGITAL CAMERA

          Relacionarse con otros estímulos como ruidos, distintas superficies…

          Socialización con otros perros,  personas, entornos…

          Evitar destrozas, tirar de la correa

          Inhibición de la mordida o morder sin hacer daño.

          Como crear buenos hábitos higiénicos.

          Aceptar la manipulación (veterinarios, peluqueros, niños, etc.).

          Establecer normas de convivencia en casa.

          Combatir la soledad y aburrimiento (estimulación mental y física).

          Formas de juego.

          Como controlar la rebeldía, el habito de subirse, etc.

          Iniciación del adiestramiento en positivo: APRENDER SU NOMBRE, MUY BIEN, VEN AQUÍ, SIENTA, NO, ECHATE, DESPACIO,…

 

¿Cuáles son los métodos?

El método de educación canina en positivo. Nunca acudiremos al castigo y siempre se reforzaran las conductas bien hechas.

Sabemos que cada perro es diferente, por lo que adaptaremos los métodos con las necesidades y características de cada perro y propietario.

             Os enseñaremos a utilizar los recursos y como mantener el comportamiento deseado, retirando progresivamente el refuerzo de comida.

Lo que se pretende conseguir con esto es que el vínculo entre propietario y mascotas sea lo más agradable y feliz posible y no seguir aumentando el número de animales en protectoras o la crueldad de abandonarlos

¿Cuál es la duración de los cursos?

Las clases constan de 6 sesiones prácticas y 1 teórica. Su duración es de 6 semanas y cada clase dura entre 1 hora – 1 hora y media

Los grupos son reducidos entre 4-6 cachorros.

Aconsejamos que asistan a las clases los propietarios que conviven habitualmente con el cachorro.

¿Dónde se imparten?

En Hospital Veterinario Abros- Parque empresarial Pereiro de Aguiar, parcela 32ª

Y si tienes más dudas o estas pensando en adquirir una nueva mascota, no dudes en ponerte en contacto con nosotros de cualquiera de las siguientes formas:

          Teléfono : 988242266

          Por correo electrónico: abroshospital@gmail.com

No te olvides de indicarnos tu nombre, y correo o teléfono donde desees que nos pongamos en contacto contigo

Covi Suárez Tesouro

Especialista en comportamiento HVA

Imagen1