PANCREATITIS AGUDA SECUNDARIA A HIPERPARATIROIDISMO

 

img-20161129-wa0050

Historia clínica

  • Lucky, es un Yorkshire Terrier, macho esterilizado, de 9 años de edad.
  • Acude a consulta por agitación, temblores y vómitos en las últimas horas.
  • Tiene un historial de cálculos de oxalato, habiendo sido sometido a cistotomía previamente. Los análisis laboratoriales sanguíneos en esos momentos eran normales.
  • Desde hace cuatro años se alimenta estrictamente de dieta comercial para la prevención de cálculos de oxalato cálcico.
  • Vacunaciones y desparasitaciones al día.
  • Últimamente está bebiendo y orinando más de lo habitual. No creen que pueda haber comido nada fuera de su dieta.

Exploración física

Todas las constantes vitales dentro de la normalidad. Dolor a la palpación de abdomen craneal.

Listado de problemas: vómito agudo y dolor abdominal.

El vómito agudo puede deberse a numerosas causas:

-obstrucción mecánica (cuerpo extraño, neoplasia, estenosis pilórica, dilatación/torsión parcial gástrica, vólvulo…),

-inflamatorias (gastritis, úlceras, enteritis agudas, pancreatitis..)

-enfermedades no gastrointestinales (uremia, hipoadrenocorticismo, colecistitis, cetoacidosis, piometra en las hembras, prostatitis en machos, alteraciones neurológicas..)

Pruebas clínicas

  • Ecografía abdominal: sedimento urinario en vejiga, grasa peripancreática hiperecoica, páncreas hipoecoico respecto a la grasa que le rodea, aumentado de espesor en toda su longitud con una zona redondeada, muy hipoecoica compatible con absceso/granuloma/neoplasia pancreática y leve presencia de líquido libre entre los lóbulos hepáticos.pancreas
  • Hematología no se aprecian alteraciones.
  • Perfil bioquímico completo : 

Diagnóstico

Pancreatitis/tumor pancreático

Tratamiento y seguimiento

Se hospitaliza el paciente con sueroterapia y tratamiento endovenoso con meropitant, ranitidina, metronidazol y buprenorfina.

La pancreatitis aguda puede deberse a una indiscrección en la dieta, fármacos, traumatismo, condición hereditaria, hipercalcemia…

Entre los hallazgos laboratoriales que podemos encontrarnos está una hipocalcemia, por diferentes motivos: secuestro del calcio en las zonas de necrosis grasa, disminución en la secreción de PTH..

En este caso tenemos una hipercalcemia, que descartando todas las demás causas, nos queda como etiología más probable de la pancreatitis. Por lo tanto debemos indagar sobre el origen de la elevación del calcio para poder controlar la evolución de la enfermedad.

El origen más probable de hipercalcemia en un perro adulto son neoplasias, hematopoyética, carcinoma de sacos anales, metástasis óseas e hiperparatiroidismo (por adenoma/adenocarcinoma de paratiroides).

En la hematología no había alteraciones que nos hicieran pensar en una neoplasia hematopoyética y a la palpación no se aprecian masas en los sacos anales.

Por ecografía de la zona cervical ventral detectamos un nódulo de  1cmx 0,6cm, ovalado, hipoecoico respecto al tejido que le rodea, localizado en el polo craneal de la glándula tiroides derecha (se corresponde con la glándula paratiroidea craneal derecha).

noduloEl paciente es remitido para un estudio de tomografía que confirma los hallazgos ecográficos.

axial-cuello-arterial

tumor
Tumor diseccionado, preparado para su estudio anatomopatológico

 

Se realiza resección quirúrgica de la masa y el estudio anatomopatológico de la misma nos confirma un adenoma de paratiroides. Una complicación postquirúrgica frecuente es la hipocalcemia transitoria. Un adenoma de paratiroides es una fuente crónica de PTH (hormona que estimula la absorción del calcio) que está inhibiendo la funcionalidad de las otras paratiroides. Al extirpar el nódulo, las glándulas paratiroides pueden necesitar un tiempo antes de recuperar la funcionalidad. Por ello se deben hacer controles de calcemia durante las dos semanas siguientes a la cirugía o hasta que esté estable, para evitar hipocalcemias.

07/11/2016

10/11/2016 15/11/2016 16/11/2016 22/11/2016

25/11/2016

14,56

13,00 13,45/14;08 12,87/12,02 12,3

12,4

Administramos tocoferol los primeros días a 0,04 mg/kg cada 24 horas, de forma preventiva.

Imágenes histopatológicas que confirman el adenoma de paratiroides

Desde su ingreso y hasta la cirugía se mantiene estable pero no quiere comer y está apático.A las 24 horas de la cirugía, el paciente presenta una notoria mejoría, acepta pequeñas cantidades de comida y está mucho más activo. A las 48 horas postcirugía se continúa con tratamiento ambulatorio y tomas fraccionadas de comida baja en grasa.

El caso de Lucky es desafiante por su complejidad diagnóstica, tratamiento y seguimiento.

img-20161129-wa0055

 

Agradecemos a Mariluz y Jose su confianza en nosotros y empeño en salir adelante. Y felicitamos a Lucky por ser tan valiente y no perder nunca el ánimo a pesar de lo malito que estuvo.

Elena Diéguez Ordóñez

Veterinaria Hospital veterinario Abros

Imágenes cedidas por la autora, propietarios, Rof Codina y Amsvet.

 

 

 

 

Hipertiroidismo felino

20140504_182705

El hipertiroidismo es en la actualidad una de la enfermedades endocrinas más frecuentemente diagnosticadas en medicina felina, y también una de las más comunes en el gato geriátrico. Aproximadamente el 10 % de los gatos mayores de 7 años son hipertiroideos.  Dados los síntomas que produce en nuestros gatos, pasa desapercibida en multitud de ocasiones.

En la imagen puede apreciarse la localizacion del tiroides. La palpación de la glándula aumentada en animales hipertiroideos es una de los signos clínicos
En la imagen puede apreciarse la localizacion del tiroides. La palpación de la glándula aumentada en animales hipertiroideos es uno de los signos clínicos

Se trata de un estado metabólico resultante del exceso de secrección de hormonas tiroideas T4 y T3 (tiroxina y triyodotironina, respectivamente). Esto de debe a la aparición de un nódulo tiroideo, en la mayoría de los casos de origen benigno, un adenoma o una hiperplasia de la glándula tiroides (más frecuentemente bilateral).

Hay múltiples factores que pueden contribuir a la aparición de esta enfermedad, además de la ya citada edad avanzada, el consumo de ciertos tipos de dietas y no ser de raza pura (común europeo).

Signos clínicos

Uno de los motivos de consulta más frecuentes es el adelgazamiento de nuestro gato, que muestra buen apetito, incluso mayor del que se espera. Además, muchos presentan una actividad aumentada pese a su edad. A veces pueden notarse cambios en su comportamiento, variaciones en la consistencia de las defecaciones, vómitos, o incluso apatía o problemas respiratorios, normalmente cuando hay otras enfermedades asociadas.

En ocasiones no se aprecian estos síntomas, pues el gato, como es común, no muestra síntomas de enfermedad.

Diagnóstico

Existen distintas pruebas para la medición de las hormonas tiroideas y el diagnóstico de esta patología; aunque la T4 total es las más comúnmente utilizada el uso de éstas depende de cada caso en particular. En muchas ocasiones se dificulta el diagnóstico por el padecimiento de otras enfermedades, que pueden hacer que nos de un resultado eutiroideo cuando realmente no lo es.

Es frecuente que con el hipertiroidismo haya otras patologías concomitantes,  que pueden ser derivadas del estado hipertiroideo o simplemente que coexistan. Es habitual esta condición en animales mayores (enfermedad renal, diabetes, cardiopatía hipertrófica, etc)  por ello es de suma importancia hacer una buena exploración (que incluya palpación de tiroides) y control analítico completo, que normalmente abarca hemograma, bioquímicas, medición de la presión arterial, urianálisis, radiografía, ecografía y ecocardiografía.

En la imagen ecográfica se puede observar entre las marcas, el tiroides, de un tamaño mayor del normal
En la imagen ecográfica se puede observar una cardiopatia hipertrofica secundaria a hipertiroidismo

Lo anteriormente citado se incluye dentro de los controles geriátricos habituales   que le realizamos a nuestro gato, lo que nos permite hacer un diagnóstico temprano en muchos casos.

Tratamiento:

Una de las terapias más utilizadas hasta el momento son los comprimidos orales de metimazol. Existen dietas comerciales bajas en yodo, más usadas en los casos en los que es difícil administrarle pastillas al gato. Por otro lado, está la extirpación quirúrgica (intracapsular, extracapsular o mixta).

La opción de elección y como tratamiento definitivo en un animal estable es la terapia de Yodo 131, realizada en un centro especializado para tal fin.

El tratamiento en los gatos hipertiroideos es individualizable. Cada animal es diferente, y se atiende a diversos factores según el estado en el que se encuentre el gato en el momento del diagnóstico, la facilidad del manejo en casa, el coste del tratamiento, etc.

Deborah García Martínez

Certificada europea por ESVPS en medicina interna felina

Hospital veterinario Abros

Puedes leer mas sobre chequeos en gatos geriátricos en : https://elblogdeabritos.wordpress.com/2012/12/20/631/

Cataratas

Una de las patologías oculares más frecuentes de nuestras mascotas son las cataratas.  La catarata se define como una opacidad, parcial o total, de los elementos que  constituyen el cristalino. El cristalino es una lente convergente  que se sitúa detrás del iris y delante del cuerpo vítreo y por lo tanto un instrumento clave para conseguir una visión adecuada. Esta lente está formada por una cubierta, las cápsulas o cristaloides anterior y posterior, que encierran al córtex  y al núcleo. Estas estructuras son  normalmente transparentes y cuando una de ellas o todas se opacifican, hablamos de catarata.

Existen diferentes formas de clasificar las cataratas, según su estado evolutivo (incipiente, inmadura, madura, etc), según su posición en el cristalino, según el momento de desarrollo en que aparecen (congénita, juvenil, senil, etc), según su apariencia, según la etiología (postraumática, diabética, etc), según su consistencia (dura, blanda, etc) 

Cualquier alteración en la nutrición del cristalino, en su metabolismo (energético y/o proteico) o  en su balance osmótico, puede favorecer el desarrollo de una catarata. Estos cambios metabólicos provocan la acidificación del medio y un descenso en el aporte de oxígeno. En un primer momento se produce una intumescencia (captación de agua) y después una deshidratación.

De acuerdo con esto,  existen muchas causas que pueden producir cataratas:

  • Cataratas traumáticas
    • Contusiones
    • Arañazos
    • Perdigones
    • Cuerpos extraños que penetran la córnea
  • Cataratas metabólicas
    • Catarata diabética. Debida a las altas concentraciones de sorbitol en el humor acuoso. Este alcohol es resultante del metabolismo de la glucosa y provoca un gradiente osmótico que favorece el paso de agua al interior del cristalino.
    • Catarata hipocalcémica.
    • Catarata por deficiencia de arginina
  • Cataratas tóxicas
    • Radiaciones
    • Descargas eléctricas
    • Dinitrofenoles
  • Cataratas hereditarias
    • Catarata congénita. Los animales nacen con ellas aunque puede que no se detecten hasta pasados unos meses. Suelen presentar una coloración densa muy blanquecina, como huevo cocido y pueden acompañarse de otras anomalías oculares (membranas pupilares persistentes, microfaquia, microftalmia, persistencia hiperplásica del vítreo primario, etc). Las cataratas congénitas no siempre son hereditarias.
    • Catarata juvenil. Aparecen entre el primer y octavo año de vida. Suelen comenzar en el polo posterior y/o en la corteza y por lo general son progresivas.

Tanto la catarata congénita como la juvenil suelen presentarse de forma bilateral, siendo las razas más predispuestas: el Cocker Spaniel Inglés, el Old Englis Sheepdog, el Golden Retriever, el Labrador Retriever, el Pastor Alemán  y el Schnauzer Miniatura, entre otras.

  • Otras causas de cataratas
    • Uveítis (inflamación intraocular)
    • Glaucoma
    • Degeneración progresiva de los fotorreceptores retinianos

Al principio de su evolución, la visión está más o menos afectada. Si la opacidad se ubica en el centro, el animal pierde visión de día, puesto que por su reflejo pupilar (cierre de la pupila al exponerse a la luz), los rayos de luz no pasan hacia la retina. Si por el contrario las opacidades son periféricas, el animal presenta menos problemas en momentos de fuerte exposición a la luz, pero su visión panorámica puede verse afectada.

Cuando la totalidad del cristalino está opacificada, no hay visión. Los ojos tienen entonces una coloración blanca en el centro, más evidente en momentos de poca iluminación. Este aspecto del ojo se llama leucocoria (pupila blanca).

Para un correcto diagnóstico de un paciente con cataratas debemos hacer un examen muy minucioso basándonos en signos clínicos (pupila blanca, déficit visual), en un examen con biomicroscopio y lámpara de hendidura, oftalmoscopia directa e indirecta, ecografia ocular y en algunos casos, hasta pruebas laboratoriales, de gran utilidad en cataratas diabéticas o secundarias a uveítis (hemograma, bioquímicas, serología, urianálisis, etc)

esclerosis 1No debe confundirse la  catarata con la esclerosis nuclear del cristalino. Esta última es fisiológica, y se observa en perros de nueve-diez años en adelante. Se debe al envejecimiento normal de  las fibras del núcleo que toman un aspecto azulado. En este caso, la visión no está afectada. En el caso de una catarata hablamos de una “opacidad” del cristalino (que no deja pasar la luz), mientras que en una esclerosis lo que tenemos es una “opalescencia” (que si deja pasar la luz y por lo tanto permite la visión) 

 

No existe un tratamiento médico eficaz. La cirugía es la única solución, siempre que esté indicada, con buenos resultados en un estudio retiniano previo, mediante ecografía ocular y electrorretinografía. También es recomendable estudiar el ángulo iridocorneal del paciente a operar para evitar sorpresas postquirúrgicas.

Catarata ojo izqdo
Imagen ecográfica diagnostica catarata ojo izquierdo
Catarata ojo dcho
Imagen ecográfica diagnostica catarata ojo derecho

 

 

 

 

 

 

 

 

Los pacientes que presentan cataratas asociadas con uveítis, queratoconjuntivitis seca y glaucoma no son buenos candidatos para la cirugía. Además el paciente y el dueño tendrán que reunir otros requisitos: buen manejo del animal, pauta reglada de medicación, no agresividad, etc.

Se utilizan varias técnicas, entre ellas la extracción intracapsular manual y la extracapsular manual, sin embargo, la técnica más usada actualmente es la extracción extracapsular mecanizada o facoemulsificación que se hace mediante una sonda que emite ultrasonidos que fragmenta el núcleo del cristalino. Tras vaciar el contenido del cristalino puede implantarse dentro del saco capsular una lente intraocular o cristalino artificial, que mantiene la estructura del ojo y mejora la visión del animal.

Aun así, no es una técnica exenta de complicaciones postquirúrgicas, entre ellas, edema corneal, inflamación intraocular (uveítis), glaucoma, desprendimiento de retina, opacidad de la cápsula posterior, etc.

Si bien,  los resultados de estas operaciones son satisfactorios si se toman todas las precauciones quirúrgicas (buena elección del caso a operar, ERG correcto, buen tratamiento preparatorio,…) y si el tratamiento post-quirúrgico antiinflamatorio es correcto. De esta manera, el animal puede recuperar su visión y mejorar su calidad de vida.

Aspecto de ojo afectado por catarata
Aspecto de ojo afectado por catarata

 Lorena Pérez Fernández

Veterinaria Hospital veterinario Abros

La historia de Lucas….

Hola, mi nombre es Lucas y soy un joven y fantástico guacamayo ( Ara ararauna) de 9 meses de edad.

He de reconocer que estoy viviendo una infancia la mar de feliz rodeado de toda mi familia y amigos en Verín, pero os voy a contar una pequeña aventura que viví cuando tenía 3 meses y que me llevó a Abros.

Aspecto de la zona del buche
Aspecto de la zona del buche

Un día mis dueños vieron que entre las plumas de mi pecho asomaba lo que parecía ser comida y que yo no estaba tan contento  como de costumbre.

Lo que me pasaba era algo que es relativamente frecuente entre los bebes de mi especie y de la de mis primos criados a mano ( agapornies, ninfas, yakos…)

Como os digo, me llevaron a Abros, donde me diagnosticaron una fístula del buche; probablemente por una quemadura causada por la papilla que tomaba. La solución que le plantearon a mis dueños me daba un poco de miedo, había que dormirme y suturar ese “agujero” que se había formado entre el buche, el tejido subcutáneo y el exterior.

 

La verdad es que todo fue más rápido y menos molesto de lo que pensaba. Aquí os dejo unas fotos de la cirugía.

Mucosa del buche que muestra el orificio debido a la quemadura por la papilla
Mucosa del buche que muestra el orificio debido a la quemadura por la papilla

Me desperté en una jaula acolchadita porque  no querían que me hiciese daño mientras estaba un poco “mareadillo” por lo que oí era por el efecto del isofluorano, que así se llama el gas con el que nos duermen. Me recuperé en unos minutos y ya me sentí mucho mejor , pude comer sin el dolor que me provocaba aquella quemadura.

Ahora estoy espectacular y totalmente recuperado.

Las mascotas de distintas especies de psitácidas ( loros,agapornis, periquitos…) son criadas habitualmente administrando papillas especiales mediante una sonda, son los denominados papilleros.

Para preparar este alimento de forma correcta, empezaremos por utilizar agua mineral, hay que calentarla y añadir posteriormente los polvos,  removiendo hasta conseguir una papilla uniforme y sin grumos. La temperatura debe estar alrededor de los 35º-37ºC y se puede verificar con un termómetro digital o si se tiene cierta práctica depositando un poco en la muñeca. El problema principal es cuando utilizamos el microondas para calentar el agua, ya que la temperatura puede no ser uniforme. Administrar una papilla muy caliente provocará una quemadura en el buche, por el contrario si se administra demasiado fría no suelen tomarla bien y no estimula de forma adecuada el sistema digestivo de los polluelos.

La clave para evitar estos problemas es preparar la papilla y mezclar concienzudamente para que la temperatura sea homogénea y siempre,siempre,siempre comprobar antes de dársela a nuestra mascota.

Marta  Fernández Llano.

Veterinaria Hospital veterinario Abros.

¿Por que vacunar a mi gato?

En numerosas ocasiones escuchamos hablar de las vacunas que debemos poner a nuestros pequeños felinos, pero muy pocas veces entendemos la importancia de esto, cuando debemos hacerlo y frente a qué enfermedades. Lo primero de todo es que el veterinario revise exhaustivamente su estado de salud, y conozca bien el estilo de vida que lleva y el origen de nuestro gatito. A partir de ahí se establece una pauta de vacunación adaptada a cada caso en particular, pues no todos los gatos estarán expuestos a los mismos riesgos. A continuación se resumen brevemente algunas de las principales enfermedades de carácter infeccioso que debemos prevenir.

20140628_194245

La rinotraqueítis felina es una enfermedad bastante frecuente en gatitos e incluso gatos adultos. Los dos principales responsables son el herpesvirus y el calicivirus felino. Estos virus se propagan con gran facilidad a través de la secrección  que el gato disemina al estornudar, así como a través de las lágrimas y la mucosidad de la nariz.

Secreción nasal provocada por herpesvirus
Secreción nasal en un gato afectado por rinotraqueitis

Muchos gatos pueden ser portadores subclínicos durante periodos largos de tiempo; es decir, no muestran síntomas, pero cuando los presentan algunos de ellos pueden ser fiebre, pérdida de apetito, apatía, lagrimeo y mucosidad nasal, úlceras bucales, síntomas respiratorios, infecciones crónicas de ojos… Con el tratamiento adecuado pueden llegar a recuperarse, aunque una pequeña parte de los gatos llegan a sufrir cuadros más graves e irreversibles.

Gingivitis crónica provocada por calicivirus
Gingivitis crónica provocada por calicivirus

La panleucopenia felina o enteritis infecciosa felina es una enfermedad vírica muy contagiosa, el virus causante se excreta con las heces u otras secrecciones. La infección puede originarse por contacto directo con las heces de un gato infectado, o por contagio indirecto a partir de un entorno u objeto contaminados (la cama o el comedero, por ejemplo). Se produce una  marcada bajada de las defensas del gatito, y provoca principalmente síntomas digestivos (vómitos y diarrea, que a menudo es sanguinolenta), fiebre, apatía y rechazo de la comida. Como resultado de estos síntomas los gatos pueden sufrir rápidamente deshidratación y anemia. Los gatitos sin vacunar son especialmente vulnerables, y en ellos la enfermedad puede ser mortal con gran rapidez.

El virus de la leucemia felina puede afectar a cualquier gato, pero el riesgo de infección varía dependiendo de la edad, los hábitos, el estado de salud general y el entorno en el que vive o del que proviene, incluso del estado sanitario de los progenitores y la camada. El virus se transmite de madres a hijos durante la gestación y entre gatos, pues se excreta en lágrimas, saliva, orina, heces, … con lo cual con el simple acicalamiento entre dos gatitos se puede transmitir. En algunos gatos el sistema inmunitario no puede erradicar el virus, y estos animales quedan infectados persistentemente durante el resto de la vida. Puede acabar produciéndose la enfermedad e incluso llevar a la muerte pasados meses o años tras producirse la infección. La infección persistente por el  virus de leucemia felina puede propiciar la aparición de un gran número de enfermedades, entre las que se incluyen tumores y alteraciones crónicas. No existe tratamiento curativo, tan solo paliativo, con lo cual el pronóstico en estos casos depende de cada caso en particular y de sus complicaciones.

efusion pleural
Efusión pleural en un gato afectado por leucemia

La Peritonitis Infecciosa Felina afecta sobre todo a gatos jóvenes provenientes de comunidades infectadas por coronavirus. Es muy común la infección por coronavirus vía fecal-oral, pero no es tan frecuente el padecimiento posteriormente de peritonitis infecciosa.  Los síntomas que pueden mostrar son diferentes en función de la forma clínica en la que se presente (húmeda o seca); son muy variables, aunque alguno de los más comunes son el acúmulo de líquidos en la cavidad abdominal. Por el momento no existe tratamiento curativo, y el pronóstico es desfavorable.

En cuanto al Virus de la Inmunodeficiencia felina no hay vacuna disponible en el mercado. Por ello es imprescindible conocer el estado del gato (mediante un sencillo análisis sanguíneo, igual que el que hacemos para leucemia) y poder realizar una buena prevención, o el manejo adecuado en el caso de que esté infectado. La forma de contagio principal es por mordedura de un animal infectado a uno sano (saliva-sangre). El animal infectado puede no presentar síntomas durante tiempo (incluso años), y cuando los presenta algunos de los más típicos son fiebre, pérdida de apetito, gingivitis, estomatitis, diarrea persistente, pérdida de peso, abortos, infecciones crónicas o recurrentes de piel, tracto urinario y sistema respiratorio. La dificultad para superar estas enfermedades serán las culpables de la mayor parte de los signos clínicos y muchas veces de su fallecimiento, por ello es imprescindible un buen estado de salud y prevenir contagios.

Deborah Garcia Martinez

Certificada medicina felina ESVPS ( European school of veterinary postgraduate studies)

Hospital veterinario abros

 

Urolitiasis: Cálculos urinarios

La urolitiasis o formación de “piedras” (urolitos) en las vías urinarias es un problema que frecuentemente afecta a nuestros perros y gatos. Se trata de una de las alteraciones observadas en muchos de los animales con problemas urinarios. estruvita3 Los urolitos están formados por substancias que se encuentran de forma normal en la orina, pero que por diferentes motivos, se concentran y solidifican dando lugar a fragmentos de tamaño y forma variables.

Existen diferentes tipos de urolitos en cuanto a composición, siendo los más frecuentes de estruvita, oxalato cálcico, urato amónico y cistina, aunque también pueden verse otros como fosfato cálcico, silicatos y algunos medicamentos. De todos estos, un 80 % de los casos de urolitiasis en perros y gatos se deben a cálculos de oxalato cálcio o estruvita.

La aparición de urolitos no se produce por un motivo único, sino que, por norma general, se producen por la conjunción de una serie de alteraciones y anormalidades que predisponen a que esas sustancias solidifiquen. Entre los factores de riesgo se encuentran todas aquellas situaciones en las que se produzca un aumento de cristales en la orina, como orinas muy concentradas, defectos de reabsorción y aumento de secrección de ciertas substancias en el riñón, cambios en el pH de la orina, alteraciones de la mucosa del tracto urinario, etc. También la obesidad, defectos anatómicos que favorezcan la retención de orina y otras enfermedades y/o alteraciones del metabolismo pueden  favorecer la aparición de urolitiasis.

El hecho de que haya cristales no siempre indica la presencia o formación de urolitos, en muchas ocasiones, cuando se dan estas condiciones los cristales se empiezan a formar alrededor de un “nido” o núcleo (pus, restos de sutura…), pero en ocasiones, cuando la concentración es muy elevada se puede formar el urolito de forma espontánea.

A oxalato, B estruvita, C urato e D cistina.
Presencia de cristales al microscopia:    A oxalato, B estruvita, C urato y D cistina.

SIGNOS CLÍNICOS

Podemos encontrarnos urolitos en cualquier zona del tracto urinario; es decir, en riñón, uréteres, vejiga de la orina y uretra, pudiendo presentar una sintomatología variada en cada caso.

La mayoría se encuentran en la vejiga, pudiendo aparecer de forma accidental en una exploración radiográfica/ecográfica por otros motivos (sin producir síntomas) o provocar síntomas como hematuria (sangre en orina), disuria (dificultad para orinar), etc, que son sígnos clínicos que también podemos apreciar en casos de cistitis.

También pueden encontrarse en el riñón (normalmente asintomáticos, aunque pueden provocar alteraciones renales), en los uréteres (síntomas asociados a la obstrucción de los mismos) o en la uretra, que en caso de obstruir completamente provocan el acúmulo de orina en la vejiga, llegando incluso a producir daños en la misma y peritonitis.

Cálculo en ureter que produce dilatación de ureter y pelvis
Cálculo en ureter que produce dilatación de ureter y pelvis

DIAGNÓSTICO

Cuando nos encontramos con un animal con alteraciones urinarias compatibles con la presencia de cálculos, debemos realizar una serie de pruebas para descartar la presencia de los mismos. Así, por ejemplo, ante un perro o gato con síntomas de infección de orina, es necesario descartar la presencia de cálculos, ya que en caso de no atender a esto, no van a responder bien al tratamiento.

Por un lado es necesario analizar la orina para ver las características de la misma, pH, densidad, así como la posible presencia de infección, cristales… y realizar una analítica sanguínea para descartar posibles alteraciones, bien enfermedades que predispongan a la formación de cálculos, bien patologías deribadas de la propia presencia de urolitos.

Por otro lado, para detectar la presencia de urolitos, tenemos que recurrir a la radiografía (simple o con contraste) y/o ecografía. La radiografía es un método muy útil para detectar cálculos urinarios, ya que se pueden apreciar en cualquier localización, pero con el inconveniente de que pueden no verse debido a su composición (algunos urolitos son radiotransaparentes por lo que no se pueden apreciar por radiografía) y/o tamaño (si son muy pequeños pueden pasar desapercibidos); la introducción de un contraste puede ayudarnos a ver los cálculos urinarios radiotransparentes.

Cálculos en uréter y varios ocupando toda la vejiga
Cálculos en uréter y varios ocupando toda la vejiga

Por otro lado, mediante ecografía se pueden apreciar los cálculos independientemente de su composición y tamaño, siendo muy importante a la hora de detectar otras posibles alteraciones, bien como posible causa de la formación de urolitos, bien como consecuencia de la presencia de los mismos.

Cálculo en vejiga
Cálculo en vejiga

TIPOS DE CÁLCULOS:

Como se dijo anteriormente, los cálculos pueden estar formados por diferentes substancias, cada cálculo puede estar compuesto por una o varias de ellas. Así, si se compone de más de un 70 % de un mineral se considera simple, de lo contrario sería un cálculo mixto. También se pueden ver cálculos compuestos, con varias capas, cada una de ellas compuesta por un material. Entre los principales cálculos que vemos en perros y gatos, cabe destacar:

  • Cálculos de estruvita
    Cálculos de estruvita

    Estruvita: se produce tanto en perros como en gatos, con la diferencia que en los primeros aparece casi siempre como consecuencia de infecciones bacterianas urinarias, mientras que en los gatos son estériles en el 90% de los casos. Otros factores de riesgo serían la concentración de la orina y su pH (el pH básico favorece la cristalización de la estruvita). También influyen factores nutricionales, ya que estos van a tener efecto en el pH urinario, cantidad de magnesio y fósforo, cantidad de agua ingerida, etc.

  • Oxalato cálcico: este tipo de cálculos se da cada vez con más frecuencia en los últimos años, quizá por el uso extenso de dietas acidificantes para prevenir los cálculos de estruvita. El oxalato es un derivado del metabolismo de aminoácidos y vitamina C, que se elimina en mayor o menor medida por la orina. La cantidad de calcio en orina puede aumentar por aumento de la absorción intestinal (dietas), enfermedades que aumentan la reabsorción de calcio por los huesos (hiperparatiroidismo, acidosis metabólica…) o por problemas renales que aumentan la cantidad de calcio en orina.
Cálculo de oxalato
Cálculo de oxalato
  • Urato amónico: Este tipo de urolitiasis se ve en animales con disfunción hepática o shunt portosistémico (en este tipo de enfermedades se produce un aumento del ácido úrico en orina, ya que no se procesa correctamente en el hígado). También hay razas que presentan una serie de factores que los predisponen a la formación de cálculos de urato, como son dálmatas y bulldog inglés.
  • Cistina: se forman en animales con defecto en el transporte tubular de aminoácidos. Se da en gatos siameses y de raza mixta y en perros de ciertas razas (bulldog inglés, teckel, terranova…). Es un defecto de nacimiento, pero los cálculos suelen aparecer en edad adulta.
  • Otros: otros urolitos menos frecuentes son los de Xantina (sobre todo en animales a tratamiento con alopurinol por largos periodos de tiempo), Sílice (asociado a dietas vegetarianas) y fosfato cálcico (asociado a un aumento de excreción de calcio, principalmente en hiperparatiroidismo primario).
  • De todos estos, los de estruvita, oxalato y fosfato cálcico son muy radiodensos, por lo que se aprecian con facilidad en radiografía, mientras que los de cistina y, sobre todo los de urato amónico pueden pasar desapercibidos en la misma.

TRATAMIENTO:

Las opciones de tratamiento dependen en gran medida de la localización de los mismos y de la posible composición de estos. Así, en función del lugar donde se encuentren:

  • Vejiga de la orina: en este caso, en función de la composición de los cálculos pueden responder a tratamiento médico y/o dietético, como los cálculos de estruvita, urato amónico… o ser necesaria la cirugía (como los de oxalato cálcico). En base a la historia clínica, exploración, urianálisis, analíticas y radiografía/ecografía, podemos aproximarnos a que tipo de cálculo es más probable, y en función de esto plantear un tratamiento médico siempre y cuando no haya factores que lo desaconsejen (riesgo de obstrucción uretral, tamaño de los cálculos, etc.). En caso contrario será necesaria la extracción quirúrgica de los mismos y su posterior estudio para establecer una correcta estrategia de prevención de recaídas.
Cálculos de gran tamaño en vejiga
Cálculos de gran tamaño en vejiga
  • Nefrolitos (riñón): prácticamente la totalidad de los nefrolitos son de oxalato cálcico, por lo que no es posible su disolución. La mayoría no produce síntomas, y su extracción quirúrgica puede provocar más daño, por lo que mientras que no esté disponible la litotripsia extracorpórea (método utilizado en humana), las actuaciones a seguir se basan en evitar el crecimiento de los mismos y la formación de nuevos cálculos.
  • Ureterolitos (uréteres): los uréteres son los conductos que transportan la orina de los riñones a la vejiga. Este tipo de cálculos se ven cada vez con mayor frecuencia, sobre todo en gatos, y están compuestos en su gran mayoría por oxalato cálcico. Estos van a producir obstrucción parcial o completa al paso de orina por los mismos. En casos de obstrucción completa se produce una reducción de la filtración renal y un daño en el riñón por aumento de presión. En un primer momento se intenta el tratamiento médico, pero si este fracasa tras 24-48 horas, es necesario intervenir quirúrgicamente al animal si queremos recuperar la funcionalidad del riñón afectado. Hay diferentes estrategias quirúrgicas, ninguna de ellas exenta de complicaciones, siendo la que mejores resultados tiene la colocación de Baypass subcutáneo.
  • Cálculos uretrales: pueden producir obstrucción uretral impidiendo la micción, lo que da lugar a una distensión de la vejiga, que puede llegar a producir su ruptura y peritonitis por salida de orina a la cavidad abdominal. El tratamiento en la mayoría de los casos consiste en flushing para intentar que los cálculos pasen a vejiga y posterior cirugía para extraerlos. En los casos en los que esto no sea posible hay que abrir la propia uretra para extraer los mismos.
Cálculos en uretra
Cálculos en uretra

PREVENCIÓN

Como hemos visto, la aparición de cálculos urinarios se debe a una gran variedad de factores, muchos de los cuales no podremos controlar. De entre aquellos en los que si podemos intervenir, está una correcta dieta adaptada a la edad, raza, sexo, etc. de nuestro querido amigo, que va a minimizar el riesgo de que se produzca esta desagradable patología.

Cálculos extraidos de vejiga de un perro
                                                          Cálculos extraídos de la vejiga de un perro

Como a pesar de esto, no podemos evitarlo en el 100% de los casos, es muy importante que los detectemos lo antes posible, bien con una buena investigación en casos de síntomas relacionados con la presencia de los mismos, bien en controles rutinarios, que nos permitirán actuar antes de que estos causen problemas.

Miguel Gómez Gómez

Veterinario responsable medicina interna Hospital veterinario Abros